viernes, 19 de agosto de 2016

El calor del último mes ya se estaba convirtiendo en insoportable. Y tampoco me apetecía continuar en mi departamento bajo el aire acondicionado. Me vestí cómoda; un par de jeans, sandalias bajas y una camisa blanca que dejaba los hombros descubiertos. Y me dirigí al centro comercial; daría una vuelta por los negocios, comprar ropa siempre me ha puesto de buen humor.

Un par de completos íntimos; uno blanco y uno azul. Tacones; esos diez centímetros de color negro parecían gritar mi nombre desde la vitrina. Antes de la pausa café, entré a la perfumería; y no desaproveché la oportunidad de sentir su aroma. Cerré los ojos un instante mientras él entraba en mí a través del Acqua di Giò, hasta creí sentir sus manos en mi espalda. Mi temperatura comenzaba a elevarse, por lo que pagué y fui por ese ice coffee que tan bien hacían en el patio de comidas. Me senté en una mesa cualquiera sin prestar mucha atención a mi alrededor. Pero no lograba estar serena. Controlé el celular... ninguna llamada suya, ni siquiera un mensaje. Terminé, me alzé y fui por un par de jeans; sería lo último, porque ni el shopping estaba dando resultado a mi insatisfacción.

Entré en un negocio nuevo, dirigiéndome directamente a lo que buscaba. Me encontraba tan dentro mis propios pensamientos que no noté que se me acercaban, hasta que sentí esa voz a mi espalda.

¿Puedo ayudarte? –esa masculinidad que acariciaba.
Nada podría apetecerme más... –respondí provocando mientras me giraba. Me encontré de frente a unos ojos de hielo; pero de aquellos que en vez de enfriar, queman.
¿Qué buscas? –volvió a preguntar, sonriendo de lado, como quien se sabe guapo.
Yo no busco, me gusta sorprenderme con lo que encuentro... –le respondí sin bajarle la mirada. Era un niño sin dudas; pero si quería jugar hoy se había topado con la persona justa.
¿Y has encontrado algo que te apetezca probar? –él también sabía provocar.
Puede ser... –respondí pasando mi lengua por los labios y tomando un par de jeans. ¿Los probadores?
Por aquí, te muestro... –y se dirigió hacia el fondo del local, donde lo seguí mordiéndome el labio.

Abrió una puerta con el cartel de “Privado” y me indicó de entrar.

Creo que aquí estarás más cómoda... y podrás probar cuanto quieras... –dijo desafiante, cerrando a llave trás de si.
Queramos... –dejé mis compras a un costado y comencé a quitarme la ropa sin dejar de observarlo, hasta quedar sólo con las bragas.

Él también comenzó a desvestirse, quedándose sólo con sus jeans. Posé mis manos en su pecho, para llegar de puntillas a su boca. Me sujetó por la cintura, tomándome por el culo y alzando mis piernas alrededor de sus caderas. Me colgué a su cuello, comiéndole la boca a besos. Nuestras lenguas parecían bailar una danza primitiva. Se entrelazaban con urgencia, con hambre. No tardé en notar su tremenda excitación; golpeaba con fuerza contra mi sexo, al que sólo lo cubría mis bragas completamente empapadas. Ninguno de los dos emitía una palabra, sólo se oían nuestros gemidos. Sin dificultad se deshizo del último obstáculo que lo separaba de mi cueva, y me penetró con tal fuerza que tuve que ahogar un grito en su cuello. Sus embestidas aumentaban de vez en vez, podía sentir cada pliegue de su virilidad dentro mío.

Niño... si continuas así... acabaré por correrme en ya... –y mis uñas se clavaron en su espalda cuando el derramarse de mi orgasmo se mezcló con lo caliente de su hombría.

Nos llevó algunos minutos normalizar nuestros respiros, yo aún prendida a sus caderas. Lentamente se separó de mí, acariciando con suavidad mis hombros.

Puedes vestirte con tranquilidad... –decía mientras cerraba los botones de su jeans y buscaba la camisa, dejando en el aire una pregunta.
Emme... así me llamo. –le respondí adivinando lo que deseaba saber. Te agradezco, haré rápido de todos modos.

Me acerqué para pagar lo que igualmente había elegido llevarme.

Deja que te lo regale Emme... –y su expresión era la de un niño que acaba de comerse los dulces que no debía.
Ni hablar niño... tal vez otra vez... –reía cuando le respondía.

Tomé mis cosas y el ticket, donde él había escrito su teléfono y “Por una pronta próxima vez, Matt.”, y salí del negocio.

Estaba ya por volverme, había sido una interesante salida de compras, cuando ví ese vestido y me hizo pensar en ella. Era imposible que esas puntillas y, sobre todo, ese color morado no me recordaran a Luz. Sin pensarlo, entré y lo compré. Eramos amigas desde hacía tiempo por lo cual la conocía bien. Lo hice envolver para regalo y de regreso pararía en su casa para dejárselo.

Llegué, aparqué el auto y llamé a su piso. No respondía, y eso me extrañaba; por lo que decidí llamarla al móvil. Cuando escuché su voz la noté agitada... ya me imaginaba, ese cabrón nuevamente le habría puesto todo patitas para arriba. Conocía una a una sus historias, nos hemos pasado horas contándonos nuestras idas y vueltas. E igual no supe decifrar su expresión cuando finalmente abrió la puerta y me recibió medio desnuda.




19 comentarios:

  1. Es mi primera vez, en este blog por supuesto, he entrado, salido y vuelta a entrar, siguiendo esta historia entre ambas. Atractivo relato por como dan vida a las escenas y se pueden perfectamente visualizar al leer.

    Reitero aquí mis felicitaciones para ambas.

    Dulces besos para ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido a esta casa también; es un placer y un honor recibirlo aquí.

      Conociendo su Maestría en este mundo de letras, sus cumplidos y felicitaciones tienen un doble valor; y yo no tengo más palabras que "muchísimas gracias".

      Tentadores besos Dulce caballero.

      Eliminar
  2. Si te digo que me recordaste a una situación similar hace años, pero lamentablemente no paso a mayores como en esta historia :(.
    La disfrute muchísimo, como todos tus relatos Misthy. Besotes enormes... y sigo con el enlace, a verrrr ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una situación similar... pese a mi curiosidad esta vez eligiré no hacer preguntas Hugo.

      Tentadores besos.

      Eliminar
    2. Algún día te contaré. Besotes guapa!

      Eliminar
  3. Fascinante laberinto enlazado con vuestra maestría para hacer elevar la temperatura… De nuevo felicitaciones a ambas!! ;-)

    Un placer... Bsoss y feliz finde!! ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra no te hayas perdido en este laberinto, y más que te haya gustado el recorrido.

      Besinos guapa... y el placer de tu visita es siempre mío.

      Eliminar
  4. Dos maravillosas maestras del erotismo y la sensualidad. Esto es lo que pasa cuando la fusión se ejecuta dando como resultado esta mágica comunión.

    Mil besitos, preciosa mía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo no sé decirte más que "Gracias" Auro. Sabes que tengo una sincera y profunda admiración hacia ti, y esa majestuosidad con la que escribes, por lo cual tus cumplidos me honoran.

      Besinos a raudales preciosa.

      Eliminar
  5. Yo he venido siguiendo el camino, no en este caso de miguitas. Nos lo hemos currado y aquí está ahora el resultado... Ya podemos ir recogiendo las ropas :-)
    Ha sido una experiencia increíble y única, de verdad. Y yo que no estoy habituada a escribir con nadie. Solo lo he hecho en una ocasión anterior, es todo un reto.

    Un beso enorme aunque debería ser :-) de Pecado :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida y estimada PI... escribir contigo ha sido una experiencia maravillosa, de la cual sin dudas he salido enriquecida. Nuevamente gracias por la oportunidad, y espero que con el tiempo se repita.

      Besinos... y no tentemos al Pecado que ya sabes cómo termina.

      Eliminar
  6. “Era un niño sin dudas; pero si quería jugar hoy se había topado con la persona justa.”
    Que suerte tienen algunos de toparse con la persona justa en el momento más adecuado…
    Yo lo de niño, a pesar de mi edad, y lo de jugar, lo llevo de serie…, así que será cuestión de esperar la oportunidad por si se presenta ;-)
    Excitante relato, mi querida amiga Misthyka Elemental, y deliciosa la combinación de relatos entrecruzados que nos habéis regalado lady PI y vos…
    Todo un placer haber sido espectador de tan tórridas y excitantes escenas…
    Besos, mi querida amiga.
    Yo, con vuestro permiso, me voy a buscar mi oportunidad ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antes que nada, quiero darle la Bienvenida a mi casa que Usted se merece, no imagina que grata sorpresa ha sido encontrarme aquí su comentario.

      Es un maravilloso cumplido el que Usted encuentre mi relato excitante; y no puedo negar, ni encuentro razón para hacerlo, que fue un honor que PI haya querido escribir junto a mí; y el trabajo que hemos realizado me llena de orgullo.

      Tampoco se me ha pasado por alto su mencionado aspecto de niño y su saber "jugar"... despierta Usted mi curiosidad e imaginación. Pero tengo cuidado con lo que busca, porque puede ser que lo encuentre.

      Besos Sir, hoy más Tentadores que nunca.

      Eliminar
  7. Gracias por darme tu link....
    Lo he encuentrado.... y bueno.. yá estoy en tu casa.
    Uno más apasioando por tu espacio lleno de lujuria, de lujuria pura... la más pura!!
    Mi primer paso fué allarte...ahora que te sigo, tengo calma para leerte con la atención que mereces...
    Un blog espectacular lleno de magia, de imágenes sensacionales.... un show de blog.
    Yá te sigo!!!

    Besitos muchos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuevamente bienvenido Delitos, espero que esta vez no vuelvas a perderte. Gracias por todos tus cumplidos.

      Tentadores besos.

      Eliminar
  8. He leído, por ahora, la história....
    Nada me apetece más que leerte....delícia lujuriosa!!!
    Mile baci!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Nada más? ...pues entonces adelante.

      Allettanti baci mio caro.

      Eliminar