lunes, 5 de diciembre de 2016

Allí estaba, esperándome a la salida de la oficina, encima de su moto. Desde que nos habíamos conocido no paraba de llamarme, de escribirme. Y yo lo mantenía a distancia. Porque sabía, sabía que si lo dejaba acercarse, lo dejaba entrar en mi vida, sería un completo desastre. Lo supe desde el inicio... demasiada química, demasiada piel.

Hola... –y sus ojos no se apartaban de mi boca. ¿Te apetece un café?
Hola... –no pude evitar morderme el labio. Veo que no te das por vencido.
Ni aún vencido... –sonreía. Ya te lo he dicho.
Ok... un café y basta... –¿realmente deseaba eso? En poco más de una hora tengo una cita.
Vamos entonces... –y volvía a sonreír, sabiendo de haber ganado esta partida. No sea que llegues tarde a tu cita.

Dimos unas vueltas. Me sujetaba fuerte a él, y no porque temía la velocidad; el porqué era que quería sentirlo... mis manos en su pecho, sus latidos que se parecían tanto a los míos. Finalmente paramos en un bar. Un sitio pequeño, apartado. Hablabamos de esto y aquello, nada demasiado importante, pero siempre jugando sobre ese delicado límite del doble sentido.

No quisiera pero... –y realmente no deseaba hacerlo. Te he dicho, tengo una cita...
Sí, no debes explicarte... –continuaba a sonreir. Ve, nos veremos otra vez...

Nos saludamos apenas. Esperaba que me dijiera algo, que me pidiera que no me fuera. Pero no, no dijo nada, al contrario, parecía a gusto con mi partida. Y eso me hacia estar... intranquila. Lo dejé en aquel bar y me fui. Comencé a caminar, cada vez más rápido, tenía poco tiempo y si no iba con prisa, llegaría tarde. Caminaba hacia el sitio de mi cita; y miraba el reloj, debía apurarme aún más. Caminaba entre la gente ocupada en sus cosas, sus problemas, sus deberes, sus sueños. Caminaba pero mi cabeza no estaba conmigo, ni siquiera estaba en el sitio a donde me dirigía; porque a mi cabeza no le importaba nada, ni de nadie... salvo de él.

Porque yo en ese momento quería abrazarme a su cuerpo, sentir su calor y su respiración en mi cuello. Finalmente rendirme a esa deliciosa locura que él me provocaba. Y estar solos. Dentro una habitación; cercanos, tanto que sus latidos se unan a los míos, siendo uno solo. Besarlo, besarlo incansablemente. Que mi lengua busque ávidamente la suya. Encontrarla y entrelazarla en una danza salvaje. Mis manos acariciando su espalda, mientras sus músculos se tensan acompañando cada uno de mis movimientos. Bajar, bajar por la superficie de su cuerpo, y que mi boca reciba la más erguida de sus pasiones. Que entre y salga de mi garganta, provocando y ahogando gemidos a la vez. Para luego que sean sus labios a buscar los míos, bajando por mi vientre y sintiendo como ellos responden con mi más exquisita esencia. Retener la respiración mientras finalmente penetra mi profunda intimidad. Y sentir que susurra mi nombre para terminar gritándolo junto a mí en la más ardiente explosión.

Debo detenerme. Apoyar mi espalda a una pared cualquiera. Cojo el móvil y llamo a quien me estaba esperando ya desde algunos minutos. Lo siento, un imprevisto explico, algo que no puedo –ni quiero- seguir dejando pasar. Continuo a respirar agitadamente. Le escribo un mensaje. “¿Dónde estás? ...cancelé la cita. Deseo verte... Ahora.”. Pasan los minutos, una eternidad, no responde. Suena mi celular, está llamando...


Gírate... –y el mundo se detuvo en ese instante.



15 comentarios:

  1. Que manía esa de morderse el labio. Así te delatas :) Me gusta la foto nueva de portada, las máscaras me parecen muy elegantes y gracias por incluirme en tan selecto grupo de tus favoritos.

    Dulces besos y una dulce semana también

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad Dulce Caballero, sé que me delato así... pero no puedo evitarlo cuando algo [alguien] me gusta.

      Es un verdadero halago para mí que la nueva gráfica sea de su agrado, conozco su buen gusto.

      Tentadores y respetuosos besos Caballero.

      Eliminar
  2. Intensidad en tus letras preciosa, gracias por incluir mu blog en tu lista
    Besos muy dulces y feliz semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Slave en cambio, por estar siempre. Tu blog no podía faltar preciosa, eres fuente de inspiración.

      Besinos ♥

      Eliminar
  3. Como es no?... cuando la cabeza y las ganas están en otro lado. Deseando que todo se vaya al carajo para poder liberarnos y estar ahí, donde solo queremos estar.
    Magnífica como siempre Misthy, me encanta(s)
    Besotes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a veces tenemos la suerte o el coraje de estar donde lo deseamos.

      Gracias a ti querido Hugo por tu apoyo incondicional.

      Tentadores besos.

      Eliminar
  4. Que hermoso cuando el mundo se nos detirne en el momento exacto no? Hermoso relato Mysti

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucho más Demian... porue el ritmo es ese latido unísono de los dos que se buscaron y esperaron por tanto tiempo.

      Tentadores besos de LunA.

      Eliminar
  5. Haces de cada momento vivido desde la piel que florece, un instante en el que paralizar el tiempo, cualquier cita, cualquier circunstancia queda anulada…cuando de pronto ese deseo exquisito se brinda ante ti… (Y es que las motos… Mmmm…) Me encanta! ;-)

    Gracias por el enlace, mi querida amiga… Y feliz, de que te gustara mi abrazo de agradecimiento…

    Bsoss con todo mi cariño!! ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las motos tienen ese no sé qué... y los hombres que las conducen aún más... Imposible que no se detenga el mundo cuando eso ocurre.

      Gracias a ti por tenerme siempre presente.

      Besinos enormes bonita.

      Eliminar
  6. Momentos de decisión... citas que se pueden posponer... y piel que se debe consumir en ese preciso instante. Me encantó tu elegancia y la escena enmarcada con tus palabras.

    No sé si te he felicitado por la nueva cara de tu blog... me ha encantado, bonita... y ahí me veo :)
    Felicidades!!

    Mil besitos, bonita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Momentos únicos que no debemos dejar escapar(nos)... la vida son esos instantes...

      Gracias Auro, me alegra te haya gustado el nuevo rostro de mi casa... y obviamente tú no podías faltar.

      Besinos grandes grandes preciosa.

      Eliminar
  7. Un momento así y que el mundo se pare. Girarse y ver el amanecer...

    Me gusta tu nuevo look. Es más elegante y delicado y más acorde a tu nombre .-0)
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El instante... el ahora o nunca... y fue "ahora"...

      Gracias PI, tu buen gusto es un hecho, y que el nuevo look sea de tu agrado es un buen signo.

      Besinos hermosa.

      Eliminar
  8. Pido disculpas a todos por mi atraso para responder a vuestros comentarios, han sido días muy muy complicados... trataré de hacer mejor.

    Tentadores besos a todos.

    ResponderEliminar