sábado, 18 de marzo de 2017

Era él. No podía ser otro. Era suya la foto publicada en la edición de El Croquis de este mes.
Podría reconocer su perfil donde fuera. El recorte de su mandíbula. Su sonrisa de lado. La picardía en su mirada. Y todo hacía que continuara a desearlo. Más... cada vez más.
Su imagen no me ha abandonado un momento. No tenía planeada estrategia alguna. El lunes simplemente entraría en su estudio y le susurraría: “No he dejado de pensarte...”



(Este microrelato pertenece a “Reto: 5 líneas” propuesto por Adella Brac.
Las palabras propuestas para el mes de Marzo: estudio, edición y planeada.)


8 comentarios:

  1. Y tras ese incitante susurro, aflora un dulce preludio que ya se puede sentir y saborear, cual exquisita caricia sobre piel y alma…

    (Tengo que decirte, que ese actor me encanta, es uno de los protagonistas de una serie que sigo… y como maravillosamente relatas, su rostro, en conjunto… atrae…) ;-)

    Siempre un placer, mi preciosa amiga…

    Bsos enormes, y muy feliz finde ❤️

    ResponderEliminar
  2. Tiene un algo que no sé qué... pero eso da igual. Lo que importa es que todas pueden verlo pero solo es tuyo... Y eso, querida :-) pone y mucho.
    Besos enormes.

    ResponderEliminar
  3. Y a veces una imagen trae de nuevo todo el cataclismo vivido... La pasión... La ternura... La voz... El sentir (le) de nuevo.

    Escueto... Pero me ha encantado, querida mía.

    Mil besitos preciosa

    ResponderEliminar
  4. Y luego de ese susurro puede suceder todo, un susurro tiene mucho poder.

    Dulces besos Misthy.

    ResponderEliminar
  5. A veces no dejar de pensar en alguien dice más que mil palabras.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. oh,nos dejas a todos con ganas de que sea lunes...
    abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  7. Me gusta mucho el tono que le has dado al relato, y ese "no he dejado de pensarte" me encanta :) ¡Buen trabajo!
    Gracias por participar en el reto ;)
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola! Describes en tu micro el deseo inyectado de una carga pasional muy reforzada. Todo brota de lo más íntimo de la protagonista… in crescendo. Muy logrado. Saludos.
    Mari Carmen C.

    ResponderEliminar