domingo, 9 de abril de 2017

"(...)

Me sirvió otra copa y se sentó junto a mí en el diván. Yo me incliné y la besé. Mientras lo hacía le subí la pollera y miré de reojo aquella pierna de nylon. Tenía buena pinta. Cuando terminamos de besarnos se bajó otra vez la pollera, pero yo ya me había aprendido aquella pierna de memoria. Se levantó y fue al baño. Oí la cadena del baño. Después hubo una pausa. Probablemente se estaría poniendo más lápiz de labios. Saqué mi pañuelo y me limpié la boca. El pañuelo quedó teñido de rojo. Finalmente estaba consiguiendo aquello que todos los chicos de la Universidad menos yo habían conseguido. Los chicos bonitos, ricos, dorados y bien vestidos con sus automóviles nuevos y yo con mis trajes de pelagatos y mi bicicleta rota.Debra salió. Se sentó y encendió un cigarrillo.

Vamos a coger -le dije.

Empezó a cabalgar. Podía hacerlo, con sus 45 kilos. Yo apenas podía pensar. Hice pequeños movimientos, encontrándomela de vez en cuando. A ratos nos besábamos. Era bestial: estaba siendo violado por una niña. Se movía, me tenía clavado, atrapado. Era una locura. Sólo carne, sin amor. Estábamos llenando el aire con el olor del puro sexo. Mi niña, niña mía, ¿cómo puede tu cuerpecito hacer estas cosas? ¿Quién inventó a las mujeres? ¿Con qué propósito? El pensamiento del sexo como algo prohibido me excitaba más allá de toda razón. Era como un animal aplastando a otro hasta la sumisión. Cuando acababa sentía como si fuera en la cara de todo lo decente, blanca esperma resbalando por las cabezas y las almas de mis padres muertos. Si hubiera nacido mujer seguro que hubiera sido una prostituta. Como había nacido hombre, anhelaba constantemente mujeres, cuanto más guarras mejor. Y sin embargo las mujeres, las buenas mujeres, me daban miedo porque a veces querían tu alma, y lo poco que quedaba de la mía, quería conservarlo para mí.

(...)"

(Fragmento de "Mujeres", Charles Bukowski)

12 comentarios:

  1. Hasta en las mejores barbacoas el alma es como la sal y la pimienta. El sexo sin alma es como una caja de música sin música, a no ser que el corazón habite en la superficialidad del fuego.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta vez creo nos encontramos de acuerdo, Raul.
      No sé qué sea el sexo sin alma, sin estar involucrada a otro nivel que no sea solamente epidérmico. Será por eso, que más allá de lo que se vea -o se crea ver- no es fácil llegar a Emme... al alma de Emme.

      Eliminar
  2. Es placentero leer algo así de Charles Bukowski.
    Gracias preciosa, por mostrar.

    Mil besitos y feliz tarde, bonita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú sabes querida Auro que cada tanto me gusta compartir con ustedes fragmentos de libros que me resultan interesantes. Gracias a ti por estar siempre de ese otro lado haciéndome compañía.

      Besinos miles y muy buena semana!

      Eliminar
  3. Grande Bukowski, qué manera de describir el sexo, haciéndolo arte,a pesar de las palabras tan (supuestamente) explícitas. Me ha encantado esta entrada!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Luna, a Bukowski hay que leerlo con mucha atención, hace reflexionar siempre.

      Besinos a montones mi bella!

      Eliminar
  4. Difícil conservar el alma ante una mujer que sabe robarse todo, y el segundo párrafo ahora palabras. No descubriremos ahora a Bokowski. Por cierto, la traducción es literal? lo digo por lo de "blanca esperma resbalando" lo habrá sacado de allí Bunbury? Puede ser.

    Dulces besos Misth.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una mujer así sólo 'robará' el alma que le sea afin, la de un verdadero Hombre. Por lo de la traducción, no sabría decirle, he encontrado el texto ya traducido, pero todo puede ser, ¿por qué no?

      Tentadores y respetuosos besos, Dulce Caballero.

      Eliminar
  5. La verdad es que relatos como éste dejan a uno con sed de muchas cosas... Un relato excelente, una entrada magnifica.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú no tendrás problemas en saciar tu sed, Pecados, de ello estoy segura.

      Tentadores besos.

      Eliminar
  6. Y es que el alma grita más allá de la piel, es el más maravilloso de los tesoros que poseemos, realmente el alma es lo que somos, de lo contrario, sólo seríamos un puñado de carne y huesos…

    Muy bueno este fragmento, mi preciosa amiga… Uno de los mayores temores del ser humano, es sentirse vacío…

    Un placer de entrada, gracias por compartirla 🌹

    Bsoss y cariños enormes 😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú y yo sabemos que así es mi querida Gin... el alma lo es todo, y es lo que va más allá del todo.

      Compartir estos fragmento con ustedes es un verdadero placer para mí.

      Besinos enormes...♥

      Eliminar