lunes, 3 de abril de 2017

Terminaba la jornada y no veía la hora de llegar a mi casa. Me bastó en pasar el umbral, quitarme los tacones, que inició a sonar el móvil...

Mara... dime. –dije sin poder disimular cierto fastidio.
¡Niña... menos mal que te encuentro! –gritó en mi oído. Necesito me hagas un favor, no puedes decirme que no... Necesito me acompañes esta noche a una cena especial.
Ufffff... –comencé a decirle. Que estoy agotada y sin ningún deseo de salir.
Emme... –su voz sonaba como un ruego. No quisiera decírtelo, pero me lo debes. Necesito ir a esa cena, deseo encontrarme con uno... y te necesito allí, tú sabes...
Es que... –sabía que se lo debía pero. De verdad, no es un buen período últimamente, no estoy para fiestas o cenas de las tuyas... que otro día pago lo que te debo y doble.
¿Que no entiendes? Es hoy, no es otro día... –insistía. Aparte te vendrá bien salir, justo por lo que dices, olvidas todo y te divertes... verás.

Suspiré. Sabía que sería una batalla perdida continuar a negarme; y sí, le debía muchas a Mara.

Veamos... –me rendí a su pedido. ¿Dónde es esta cena?
Aquí cerca, no te preocupes yo paso a recogerte y vamos... lo único es... –y se interrumpió.
¿Lo único es...? –casi temía preguntar.
Es una cena en máscara Emme. –apenas la oí decirlo, sonreí.
Perfecto... –respondí con mucha ironía. No digas más; me preparo y te espero.

Arreglamos los últimos detalles y cerré la llamada.


Unas horas más tarde pasaba por mí e ibamos a la cena. Obviamente ésta no fue muy interesante y la perdí apenas terminada; por lo que me acerqué al bar del lugar, me pedí una copa y salí a la desierta terraza. Prefería la cálida temperatura de allí, que el ruido que se sentía al interno. De repente sentí que ya no estaba sola. Me giré y me perdí frente a un par de profundos ojos negros.




¿Puedo acompañarte? –su voz recorrió mi cuerpo, electrizándolo.
¿No lo haces ya? –respondí desafiándolo.
Es que he estado observándote toda la noche, esperando que quedaras sola, pero no quería dejar de ser un caballero. –dijo a su vez, acercándose tanto que podía sentir su perfume embriagándome los sentidos.
A esta distancia diría que eres todo, menos un caballero... –no pude evitar morderme el labio.
¿Y eso no te gusta? –preguntó sonriendo.
Por el contrario... –le respondí mirándolo fijamente.
Y si no soy un caballero, ¿qué sería? –preguntó acercándose aún más, tanto que su aliento rozó mi cuello.
Un pirata... –y descaradamente arqueé mi cuerpo acercándolo al suyo.


A pesar de la máscara pude ver cómo entrecerraba los ojos. Llevó su mano a mi boca y delineó mis labios con su pulgar. Ese gesto hizo que temblara y él lo notó. Su otra mano descendió lentamente por mi espalda, acariciándola, y posándose en ese límite invisible de lo indecente. Me sujetó fuerte, seguro y me besó. Su boca tomó la mía por completo. Mordía mi labio despacito, provocándome. Y su lengua me recorría cada ángulo, saboreándome y quitándome la razón. Nadie nunca me había besado así, y deseaba más, mucho más.


Como soy un pirata, robo aquello que deseo sea mío... –susurró a mi oído.
¿Y qué más robarás esta noche, Pirata? –pregunté inclinando mi cuello para que continuara con esa exquisita tortura que era su boca sobre mi piel.
Larguémonos de aquí y lo averiguas. –respondió extendiendo la mano hacia mí e invitándome a hacer una locura.



Y por primera vez en mucho tiempo, volví a confiar en alguien. Tomé su mano e inicié una nueva aventura junto a él... mi Pirata.


12 comentarios:

  1. Una aventura con un pirata no deja de ser emocionante, aunque ese pirata solo lo sea en forma figurativa. Habrá continuación? queda en el aire lo que paso después aunque puedo imaginarlo.

    Dulces besos y dulce semana para ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una aventura nunca deja de ser emocionante, más allá de sus protagonistas.
      ¿Si habrá continuación? ...pues nunca se sabe, aunque con toda mi alma espero que sí.

      Tentadores y respetuosos besos Dulce Caballero.

      Eliminar
  2. Muchos piratas lo que desean es que lo hagas con su loro... ¿Patapalo besaba bien?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si el Pirata me pidiese de ocuparme de su pajarito, lo haría sin dudar. Presente Raúl... el Pirata besa muy, muy bien.

      Tentadores besos.

      Eliminar
  3. Un buen comienzo para una exquisita aventura de dos cuerpos latiendo en deseo… Y es que las máscaras… son altamente seductoras, más aún, las miradas que se esconden bajo ellas…

    Bello, sensual y misterioso, mi querida amiga… Un placer haber bailado y sentido con tus letras… imaginado un excitante desenlace…

    Bsoss gigantes 😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las máscaras son seductoramente misteriosas... pero la suya de pirata no ha logrado ocultar su mirada y su ser, y eso mi querida Gin, es aún más excitante, si cabe.

      Besinos llenos de cariño...♥

      Eliminar
  4. "Como soy un pirata, robo aquello que deseo sea mío... –susurró a mi oído."
    Madre mía... como para no entregarse...
    me encanta! El clima que vas creando logra que los que te leemos nos quedemos por un instante atrapados en esta sensual fantasía ( deseando que sea realidad) Besos fuertes muchachita...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú lo has dicho: ¡Como para no entregarse!
      La realidad es uno de los tantos conceptos relativos... si logro sentirlo es real, y al Pirata lo siento... en cuerpo y alma.

      Besinos mi guapa!

      Eliminar
  5. Me copio de Lunaroja... y ademá añado que he sentido el susurro... el roce, las miradas, las caricias... porque consigues adentrarnos en el alma de los personajes y disfrutar del espacio recreado.

    Mil Besitos, preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú sabes mi querida Auro, que el hecho de que mis letras produzcan ese efecto en ti, es más que un honor.

      Besinos muchos, muchos.

      Eliminar
  6. El misterio comienza con el pirata, a ver que nos traes en el próximo . Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que espero no es sólo continuar a traer aventuras, sino que tú estés aquí disfrutándolas a través de mis letras.

      Besinos.

      Eliminar