viernes, 12 de mayo de 2017

Había mantenido las distancias. Había intentado resistir.
Sin embargo... allí estaba, me había rendido a Él.
Ya nada tenía importancia; ni sus compromisos, ni mis miedos y pudores.
Él despertaba a la hembra... Él sacaba mi lado más salvaje.
Mi nena... –susurraba en mi oído, y el tiempo se detenía en ese instante.




(Este microrelato pertenece a “Reto: 5 líneas” propuesto por Adella Brac.
Las palabras propuestas para el mes de Mayo: importancia, lado y estaba.)

14 comentarios:

  1. Tal cual,el tiempo se detiene en ese instante, único, irrepetible.
    Bello Misthy... mucho,mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese instante, único e irrepetible... pero esperando que hayan más, muchos más.

      Besinos... tantos (mi) Luna.

      Eliminar
  2. Brevedad de sutiles letras que se concentran en un instante en el que todo y nada es el sentir pleno de la piel que vibra y late…

    Un placer, mi preciosa amiga…

    Bsoss y cariños gigantes 😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En ese instante nada tiene más importancia, porque Él se convierte en todo.

      Besinos enormes...♥

      Eliminar
  3. ¡Hola! Muy vivo, muy real todo. La etiología de la vida misma. Tal vez la más antigua y única acción de los seres vivos que no necesitó aprendizaje. Quizá es eso, un acto que precedió a la vida misma. Hasta que juntos caminaron de la mano. La ciencia a conciencia. Un saludo, Misthyka.

    Mari Carmen Caballero Álvarez

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El verbo más primordial, aquello que no hemos tenido necesidad de aprender, como bien dices Mari Carmen. Gracias por tu comentario, me ha encantado, de verdad.

      Besinos.

      Eliminar
  4. Me encanta cuando te pones en plan salvaje, aunque sea breve, siempre es más que intenso.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy probablemente me verás salvaje mucho más seguido, aunque tal vez no tan breve.

      Tentadores besos.

      Eliminar
  5. Cuando entre dos personas se extiende el deseo... Una palabra basta para provocar la hoguera.
    Bello mi niña, en tu sutileza y brevedad.

    Mil besitos preciosa mía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que Él (me) sabe...

      Besinos infinitos, Auro.

      Eliminar
  6. Un tiempo medido por otro ritmo, un ritmo cadencioso que va llevando al extremo del placer. Así cualquier distancia se diluye.

    Dulces besos Misthy y dulce fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Él mide cada minuto... Él marca cada ritmo... Él (me) sabe, sabe como diluir(me) cada distancia.

      Tentadores y respetuosos besos, Dulce Caballero, deseándole una semana excelente.

      Eliminar
  7. Una sola palabra que desboca a la hembra...
    Una doma perfecta de vaivenes...
    Intenso...

    Besos enormes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una palabra, esa palabra, y enciende a la hembra... a la hembra que a Él complace domar.

      Besinos muchos, hermosa.

      Eliminar