lunes, 12 de junio de 2017

"Quiero decir que no puedo ser absolutamente leal, no está dentro de lo que soy capaz.

Me gustan las mujeres, o la vida, demasiado... No sé cual de las dos cosas. Pero ríe, Anaïs. Me encantaría oírte reír. Eres la única mujer que tiene un sentido de la alegría, una sabia tolerancia; no, es más, parece que me instas a que te traicione. Por eso te amo. Y ¿qué es lo que te lleva a hacer eso, el amor? Es hermoso amar y ser libre al mismo tiempo.

No sé lo que espero de ti, pero es algo parecido a un milagro. Te voy a exigir todo, hasta lo imposible, porque me animas a ello. Eres realmente fuerte. Me gusta incluso tu engaño, tu traición. Me parece aristocrático (¿suena inapropiada la palabra aristocrático en mi boca?).

Sí, Anaïs, pensaba en como traicionarte, pero no puedo. Te deseo. Quiero desnudarte, vulgarizarte un poco... no sé, ay, lo que me digo. Estoy un poco bebido porque tú no te encuentras aquí. Me gustaría dar una palmada y voilà, ¡Anaïs! Quiero que seas mía, usarte, follarte, enseñarte cosas. No, no siento aprecio por ti, ¡no lo permita Dios! Tal vez quiera hasta humillarte un poco, ¿por qué? ¿por qué? ¿por qué no me arrodillo ante ti y te adoro? No puedo, te amo alegremente ¿Te gusta eso?

Y querida Anaïs, soy tantas cosas. Ves solamente las cosas buenas ahora, o al menos eso es lo que me haces creer. Quiero tenerte al menos un día entero conmigo. Quiero ir a sitios contigo, poseerte. No sabes lo insaciable que soy, ni lo miserable, además de egoísta.

Me he portado bien contigo. Pero te advierto, no soy ningún ángel. Pienso principalmente que estoy un poco borracho. Me voy a la cama; resulta demasiado doloroso permanecer despierto. Soy insaciable. Te pediré que hagas lo imposible. No sé lo que es. Probablemente tú me lo dirás. Eres más rápida que yo.

Me encanta tu coño, Anaïs, me vuelve loco. Y tu manera de pronunciar mi nombre. ¡Dios mío, parece irreal! Escucha, estoy muy ebrio. No soporto estar aquí solo. Te necesito. ¿Puedo pedírtelo todo? Puedo ¿Verdad? Ven enseguida y fóllame. Descarga conmigo. Rodéame con las piernas. Caliéntame..."
(Carta de Henry Miller a Anaïs Nin)



20 comentarios:

  1. El texto es bellísimo. Lo conocía y que lo hayas compartido es genial.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias hermosa por pasar por aquí a visitarme.

      Besinos muchos.

      Eliminar
  2. Me encanta, lo he leído dos veces… No lo conocía, mil gracias por compartirlo mi preciosa amiga…

    Bsoss y cariños miles 😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a mí me encanta haber sido el medio para que conocieras estas letras...

      Besinos enormes...♥

      Eliminar
  3. No conocía esta carta de Miller, es maravillosamente caliente y desesperada!
    uff..y las imagenes.. acabo de enamorarme del cuerpo de esa mujer,rotundo,carnal, real...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Unas letras a la altura de a quien van dirigidas... Y las imágenes, ¿qué quieres te diga? ...tú ya sabes ...me he enamorado de ellas apenas las he visto.

      Besinos a montones!

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Bienvenido a mi casa Fernando, y gracias por el cumplido, me alegra te guste lo que aquí encuentres.

      Tentadores besos.

      Eliminar
  5. Un error al escribir el nombre pero no al apreciar tu blog y esta magnifica entrada.
    Gracias por tu comentario y la corrección...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La agradecida, por tus palabras y aprecio, soy yo... de verdad.

      Tentadores besos... nuevamente.

      Eliminar
  6. Gracias por compartirlo... Es sublime. Como todo lo que rodeaba a Anaís.

    Mil besitos preciosa mía ❤

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú lo has dicho mi preciosa Auro... Anais era un ser, una mujer sublime.

      Besinos infinitos!

      Eliminar
  7. Increiblemente sublime...lo conocía...pero hacía tiempo no lo encontraba en mi camino...
    Gracias por compartirlo y sumergirnos en el universo Anais de nuevo...
    Un besote gordo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Peque por sumergirte junto a mí en sus letras.

      Besinos enormes!

      Eliminar
  8. Un artista enamorado dice tantas cosas, y bebido aún más. Recuerdo también las cartas de Joyce a Nora Barnacle. Y leo los comentarios de las damas presentes y pienso, les gustan ese tipo de cartas tan sexuales? :)

    Dulces besos Misthy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un ser enamorado puede llegar a decir muchas cosas, es verdad. También recuerdo esas cartas, aunque debo decir que Joyce "toca" unos puntos un tanto desagradables para mi gusto. Con respecto a si gustan este tipo de cartas, obviamente no puedo responder en nombre de todas las damas aquí presentes, sólo hacerlo por mí... me encanta que un hombre pueda expresarme todo su amor, su deseo, su lujuría y hasta sus más oscuras perversiones, con total libertad, lo encuentro muy excitante.

      Tentadores y respetuosos besos, Dulce Caballero.

      Eliminar
    2. Es que si eran cartas personales y privadas, en ese marco no hay nada incorrecto, menos desagradable, claro, el juicio viene desde quienes somos ajenos a algo de dos.

      Besos dulces para esos tentadores.

      Eliminar
    3. Tiene Usted razón, pero yo no he hablado de cosas "incorrectas", sino de "desagradables" para mi gusto personal, y con eso deseaba sólo expresar que una carta como la de Miller podría provocarme, gustarme, complacerme... una como la de Joyce me resultaría "chocante".

      Más besos que lo tienten en esta noche de martes, Dulce Caballero.

      Eliminar
  9. Un texto hermoso, más allá de la belleza que persigue, sólo puede realizarse.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú Raúl me sorprendes... imaginé encontrarme con un mordaz y críptico comentario tuyo... gracias por encontrar así las letras compartidas.

      Tentadores besos.

      Eliminar