lunes, 28 de agosto de 2017

Él fue a por ella y se la llevaría a rastras de ser necesario; pero no dejaría que aquello acabara así.

Haría caer la última de las máscaras, no quería continuar a escapar de lo que sentía.

Sin decir mucho, la sujetó contra su cuerpo. Sus manos la desvistieron con prisa. Cerró la boca sobre sus labios, mordiéndolos. Sintió las uñas de ella recorrerle la nuca, reteniéndolo. La giró, no resistió el fuerte deseo de hacerla suya una vez más. Penetró su carne, acabando por amarle el alma.


(Este microrelato pertenece a “Reto: 5 líneas” propuesto por Adella Brac.
Las palabras propuestas para el mes de Agosto: fuerte, máscaras y uñas.)

16 comentarios:

  1. Penetrando hasta lo más profundo y estrangular el vértice de su deseo.

    Un placer leerte, Misthy, hacía tiempo no entraba por este sensual blog.

    Besos enormes, preciosa, y feliz tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi encantadora Perlita, pues hacia tiempo que ni yo misma habitaba por estos lares... he estado algo ausente, y me temo que continuaré a estarlo.
      De igual modo, es siempre un placer encontrarte por aquí.

      Besinos más que enormes.

      Eliminar
  2. Llegar a penetrar el alma...
    Eso es desear con intensidad...

    Un beso :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo poder admitir, sin falsas modestias, ser una mujer muy intensa... en el bien y en el mal, obviamente.

      Besinos hermosa PI.

      Eliminar
  3. Lo carnal y lo espiritual deben de tener un punto en común y creo que eso es el sentimiento.

    Dulces besos Misthy y dulce semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Usted siempre tan certero, Dulce Caballero.

      Tentadores y respetuosos besos.

      Eliminar
  4. Quizás algunos solo logren penetrar lo impenetrable.. "el alma".
    Esa delicada franja entre consentir y abrirse, o sencillamente descartar esa mirada.
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algunos pueden caer en el error de creer que es fácil, pero el alma pocas veces se entrega... muy pocas.

      Besinos gigantes.

      Eliminar
  5. Has tocado la fibra... el alma no la toca cualquiera, mi querida amiga.
    Me ha encantado esta ferocidad llena de ternura.

    Mil besitos y feliz día, corazón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues así, el alma no la toca cualquiera... ni se entrega a cualquiera.

      Besinos infinitos, mi preciosa Auro.

      Eliminar
  6. Es imposible escapar de ciertos deseos y las atracciones fatales (o deliciosas) que generan; son nuestra materia prima. Pero es que permeabilizar el alma… ¡por Dios!, es el culmen. Lo exprimes de manera envidiable en cinco líneas. Te felicito, Misthy.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mari Carmen, primero me disculpo por el retraso en mi respuesta, no he estado y se me hacía imposible conectarme. Y segundo, gracias por tus palabras que son siempre muy positivas.

      Besinos.

      Eliminar
  7. Te dije que me pasaría y aquí estoy.
    Me gusta que con tanta fuerza termine la historia con un alma amada, no reventada.
    Nos seguimos leyendo.
    Beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo has dicho, y sabía que lo harías, porque sé que eres de palabra.

      Nos seguimos leyendo siempre... besinos.

      Eliminar
  8. Como la entrada siguiente no tiene habilitado los comentarios me atrevo hacerlo aquí...

    "Pertenecezco a quien sabe lo que quiere, a quien sabe lo que valgo y no pierde el tiempo.

    Pertenezco a quien siente mi ausencia, no titubea y viene a por mi.

    Pertenezco a quien sus susurros al oído haga estremecer el alma y temblar las piernas.

    Si alguna vez he pertenecido a alguien, y luego me ha dejado libre, que no se lamente."

    Supongo has visto que hice mención de tus palabras en mi blog. Además de esa libertad me tomé la de agregar estas otras, mías.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Supones?... pues quien me conoce, al menos un poco, sabe que presto mucha atención, sobre todo a los detalles; y visto que tampoco suelo comentar sin leer, y eso lo he hecho tres días luego de la publicación de tu entrada... no digo más, sino sería repetirme, y no me gusta, no demasiado.

      Tentadores besos.

      Eliminar